La clave para la empresa: elegir la estrategia correcta

La toma de decisiones de la empresa en materia de dirección estratégica han de tomarse a largo plazo y ver su evolución en el corto plazo. Se debe adaptar al entorno y al uso de sus recursos y capacidades. Debe existir un plan detallado que haya que cumplir, en caso contrario nos referiremos a estrategia como visión y orientación.

Hay que conocer una serie de elementos básicos:

Conocimiento profundo y riguroso del entorno competitivo: Es fundamental conocer las variables que se mueven en nuestro mercado, así como en el lugar físico donde se ubicará la empresa.

Valoración objetiva y rigurosa de los recursos: Tanto los propios de la empresa como los ajenos.

Implantación eficaz de la estrategia: Debe seguirse un plan de difusión de los planes a seguir lo cual será la clave a la hora de llevar a cabo todo el proceso.

Con el análisis interno nos referimos a cómo organizar una serie de objetivos y valores, los recursos y las capacidades con las que contamos o que podemos adquirir y la estructura y sistemas que posee. El ajuste se produce gracias a la estrategia y tendremos éxito si el ajuste es el correcto. Normalmente se usa para analizar un sistema llamado DAFO, donde se ponen de manifiesto las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades.

La estrategia además de buscar beneficios, creará valor, fruto de la diferencia entre los ingresos y los gastos. Este valor se crea produciendo, es decir transformación de los bienes o mediante el comercio, que es el cambio de localización.

Se genera valor para los grupos de interés o stakeholders que son los trabajadores, accionistas, clientes, proveedores, etc. Todos los que intervienen en el entorno de la empresa y tienen relación con ella.

Etiquetas:

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *